17/05/2022

Marcha indígena recorre 600 km y no logra reunirse con Luis Arce

La marcha indígena de tierras bajas que partió el 25 de agosto de Trinidad llegó anoche al centro de la ciudad de Santa Cruz tras un recorrido de casi 600 kilómetros. Los marchistas exigen reunirse con el presidente, Luis Arce Catacora, para exponer sus demandas relacionadas al respeto del territorio indígena; sin embargo, la autoridad no acudió a la convocatoria y envió ayer a tres viceministros.

Los representantes de la marcha rechazaron el diálogo con los viceministros, por lo que la reunión quedó entró en cuarto intermedio.

En horas de la noche, los aproximadamente 500 marchistas, tras 37 días, completaron su recorrido al ingresar a la plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz. Allí fueron recibidos por miles de personas que expresaron su apoyo a la defensa de la tierra.

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y el alcalde del municipio de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, también recibieron a los marchistas y les ofrecieron su total respaldo, incluso Fernández los declaró huéspedes ilustres de la ciudad.

Marcial Fabricano, líder indígena que encabezó la marcha, indicó que cuentan con un pliego petitorio que tiene que ver con la consolidación de los derechos de los pueblos indígenas que fueron logrados hace 31 años con una similar marcha desde Trinidad hacia La Paz.

“No tenemos nada que pedir, sólo consolidar nuestros derechos”, dijo.

Fabricano aseguró que esperarán la respuesta de las máximas autoridades del Estado, ya que los indígenas convocaron a los presidentes de los órganos Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral. No obstante, el dirigente aseguró que, hasta anoche, no había una reunión fijada con las autoridades.

Al respecto, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, que formó parte de la comisión gubernamental que se reunió ayer con los dirigentes indígenas, dijo que éstos solicitaron un cuarto intermedio para definir su pliego petitorio.

Ríos indicó que dicha comisión fue instruida por Arce en respuesta a la convocatoria de la marcha indígena. “Si bien nos han pedido que el presidente (Luis Arce) baje a dialogar con ellos, hemos hecho eco y hemos reiterado que somos la voz del Ejecutivo y, que una vez tengamos y conozcamos los puntos, entablar las mesas de trabajo, operativizar las mismas, y (cuando) tengamos todo definido con acuerdos y todo aquello, ya el Presidente se estará reuniendo con ellos como corresponde y como normalmente se llevan este tipo de situaciones”, dijo.

Las demandas.

La marcha indígena hizo conocer su agenda nacional que será expuesta al presiente Luis Arce, además de otras altas autoridades de Estado. Esta agenda consta de 15 demandas específicas.

La primera tiene que ver con la tierra y el territorio. Exigen abrogar y derogar las normativas y resoluciones que viabilizan los avasallamientos en territorios indígenas.

“Rechazamos y exigimos la inmediata anulación de todas las resoluciones de los asentamientos ilegales por ser contraria a la constitución y normas internacionales”, dice el documento.

Además, piden la paralización de las actividades extractivas en los territorios indígenas, sobre todo en el polígono 7 del Tipnis.

El segundo punto tiene que ver con el Fondo Indígena, pues piden la restitución del 5 por ciento del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) en beneficio de las naciones y pueblos del oriente, chaco y amazonía.

También exigen la creación de un nuevo fondo de impuesto a los recursos naturales renovables y no renovables en beneficio de los pueblos indígenas.

Los siguientes puntos tienen que ver con escaños especiales; abrogación y derogación de leyes que afectan a los pueblos y naciones indígenas, autonomía indígena, auditoría interna y externa al ex-Fondioc, educación, salud, administración de justicia indígena, pacto fiscal, ley de la amazonía; límites Tipnis, cumplimiento del acuerdo de Escazú, censo 2022 y, finalmente, la una ley que apruebe la flor de patujú como símbolo de las naciones y pueblos indígenas.

FUENTE: LOS TIEMPOS